10:02 - miércoles, 28 febrero 2024

Noticias de Castellón y provincia

Puig busca duplicar préstamos bonificados a la cerámica al no poder dar ayudas directas

El jefe del Consell durante la inauguración de Cevisama ha vuelto a remarcar la necesidad de una moratoria o excepción en la ley de morosidad para que el sector pueda recibir las ayudas del Gobierno

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha anunciado este lunes que el Consell propone duplicar los préstamos bonificados al sector cerámico ante la imposibilidad de dar ayudas directas a las empresas y ante la falta de respaldo del Gobierno de España. Así lo ha adelantado el jefe del Consell en la inauguración de la 39 edición de Cevisama, la feria líder del sector cerámico, donde este año participan más 500 marcas en un contexto de incertidumbre marcado por la subida de costes y la ausencia de dos grandes marcas, Porcelanosa y Pamesa. 

“Estamos negociando y hablando con el sector para que a medio-corto plazo poder ejecutar ayudas con aquello que sí que podemos hacer, créditos bonificados” ha explicado Puig, que también ha remarcado que el “objetivo fundamental” es seguir defiendo que las ayudas del Ejecutivo “lleguen lo más rápidamente posible”. “La dificultad de presentar auditoria positiva en este sentido hace que impida la llegada de ayuda, estamos buscando un plan B a esta situación que sería subvencionar créditos” ha explicado Puig.

Concretamente, Puig ha trasladado al sector la posibilidad de duplicar los préstamos que hasta ahora tiene disponibles el IVF (Instut Valencià de Finances) hasta los 100 millones de euros, con un tramo bonificado de hasta el 5 y 10% y tipos de interés por debajo del mercado. Estos créditos tendrían mayor tramo no reembolsable no reembolsable del 5 %, en el caso de financiar capital circulante, y del 10 % para la financiación de operaciones de inversión, y “mejores condiciones” que en los 50 millones anteriores.

Del mismo modo, ha defendido seguir trabajando para desbloquear la concesión de 450 millones de euros en ayudas directas, ya que la nueva Ley General de Subvenciones “perjudica a la agilidad y a poder llegar las ayudas, porque efectivamente en un momento de crisis, las empresas no pueden pagar a 60 días en muchos casos y es lo que está pasando”. En este sentido ha reivindicado una excepción o moratoria para sortear el requisito de pago a proveedores de menores de 60 días que permitiría que las empresas pudiesen cobrar y disponer de la liquidez necesaria para que seguir siendo un sector “potente, vigoroso y resiliente”.

Puig ha insistido en la necesidad de adoptar medidas para que “la burocracia no impida agilizar al máximo las ayudas” y ha recordado que gracias a la cerámica, Castelló lidera la riqueza per cápita de Comunitat Valenciana puesto que representa el 34% de su PIB, y es la provincia española donde la industria tiene un mayor peso.

A ASCER no le convence la propuesta

Por otra parte, la propuesta no acaba de convencer al sector que prefiere seguir “peleando” por la llegada de las ayudas, aunque valora “positivamente” la búsqueda de soluciones para dar “oxígeno” a la cerámica. Al respecto, el secretario general de Ascer, Alberto Echavarría, ha manifestado que “las fórmulas para dar algo de dinero y óxigeno al sector, tienen la mejor de las voluntades, pero lo lamentable es que el gobierno de la Comunitat Valenciana tenga que estar buscando alternativas porque el Gobierno central no lo quiere hacer“.

Del mismo modo, ha explicado que hay un borrador de un paquete de ayudas del Ministerio de Industria 400 millones que también está condicionado a tener un período de pago inferior a 60 días, pero que dos organismos dependientes del Gobierno muestran que en el cuarto trimestre el período de pago medio era de 95 días. “Si el propio Ministerio es consciente que se paga a más de 60 días, ¿por qué hace esto?” señala el secretario general.

Preguntado por si van aceptar esta propuesta, Echevarría ha asegurado que “nosotros no tenemos que aceptar o no una propuesta, nosotros lo que tenemos que pelear por que se den las ayudas que es lo que habíamos pedido. No veo que tengamos que aceptar fracasar en la recepción de las ayudas”. Igualmente, ha asegurado que el Ministerio de Industria “entiende su situación” y estaría dispuesto a flexibilizar los requisitos pero que “otras partes del gobierno”, que no ha querido precisar, “no quieren moverse”.

Últimas noticias

Contenido relacionado