sábado, 13 julio 2024

Noticias de Castellón y provincia

Expertos ven que cumplir la directiva europea de calidad del aire reduciría en un 50% muertes asociadas a contaminación

La nueva directiva establece nuevos y estrictos límites para varios contaminantes que deberán cumplirse en el año 2030

El seminario sobre «La calidad del aire en España. Millán Millán», enmarcado en la Universitat d’Estiu de la UJI, ha celebrado su segunda y última jornada en el Palasiet Thalasso Clinic & Hotel de Benicasim.

En ella, investigadores y técnicos han analizado los nuevos requisitos que fija la nueva directiva europea sobre la calidad del aire que podría entrar en vigor en otoño y que establece nuevos y estrictos límites para varios contaminantes que deberán cumplirse en el año 2030.

El objetivo de la normativa es reducir la contaminación atmosférica que provoca en Europa, según la Agencia Europea de Medio Ambiente, 238.000 muertes prematuras al año de las que 17.000 se producen en España. La comunidad de expertos e investigadores reunida en Benicàssim considera que el cumplimiento de la norma supondría la reducción en un 50% de las muertes prematuras causadas por la mala calidad del aire en el conjunto de la Unión Europea.

La nueva legislación contempla la reducción a la mitad de los parámetros de diversos contaminantes perjudiciales para la salud pública como son las partículas respirables PM10 y PM2,5 y el óxido de nitrógeno, además de limitar las concentraciones ambientales de dióxido de azufre y de ozono troposférico.

Este es un paso necesario para alcanzar el objetivo deb en el año 2050, según se incluye en el Plan de Acción de Contaminación Cero. No obstante, la realidad de la proyección de los índices de contaminación en España expone que «deberemos hacer grandes esfuerzos para no rebasar los niveles de protección a la salud que plantea la Unión Europea», según explica el investigador del CSIC y codirector del curso, Xavier Querol, «si no se implantan medidas correctoras en el sector del transporte terrestre, marítimo, residencial y de la ganadería, principalmente, ya que la reducción de la contaminación exigida es muy grande».

En este sentido, según David de la Paz, de la Universidad Politécnica de Madrid, que ha participado en la mesa redonda sobre la modelización de la calidad del aire, «la aplicación de la nueva directiva implica la necesidad de evolucionar las técnicas de modelización, incluyendo los inventarios de emisión, que en zonas urbanas son una pieza fundamental para evaluar las posibilidades de alcanzar los objetivos de la calidad del aire que marca Europa».

Al respecto, durante el encuentro se han aportado nuevos avances en los sistemas de modelización de la calidad del aire y de mejora de inventarios de emisiones para realizar estudios de proyección de escenarios de emisión que permitan seleccionar políticas coste-efectivas para cumplir los nuevos objetivos, y así reducir los prejuicios de la salud pública que generan contaminantes como las PM y el ozono.

Precisamente, el Plan Nacional del Ozono ha sido el eje central de la mesa redonda en la que han participado David Cáceres, técnico del Ministerio para la Transición y Ecológica y el Reto Demográfico; Xavier Querol, del CSIC; Eliseo Monfort, del ITC/UJI; Gotzon Gangoiti, de la Universidad del País Vasco, y Hervé Petetin, del Barcelona Suercomputing Center. Una de las principales conclusiones alcanzadas es que España, para reducir los niveles de ozono, debe reducir al menos un 30% de las emisiones del tráfico rodado y 20% del marítimo, al tiempo que los estudios y las mediciones revelan que hay importantes aportes de ozono entre algunas comunidades autónomas en España y también de países vecinos como Portugal, Francia o Italia.

En este sentido, el representante del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico ha explicado que es necesaria una coordinación con los países del entorno, «ya que el efecto transfronterizo es muy importante en España».

No obstante, los estudios presentados durante el seminario reflejan que «en la última década los niveles de contaminación de ozono en España se han reducido, en especial en 2022-2023, probablemente debido a la gran penetración de la energía renovable», ha señalado Xavier Querol.

La intención del gobierno es publicar el Plan Nacional de Ozono este mismo año 2024 que según los estudios realizados por los expertos del Barcelona Supercomputing Center debería introducir la necesidad de reducir, al menos, las emisiones de tráfico terrestre en un 30% y del marino, un 20%, además de medidas adicionales sobre la industria y el tráfico aéreo.

La clausura del seminario sobre «La calidad del aire en España. Millán Millán» ha corrido a cargo de la rectora de la Universitat Jaume I, Eva Alcón, que ha estado acompañada por la consellera de Medio Ambiente, Agua, Infraestructuras y Territorio, Salomé Pradas, y la alcaldesa de Benicasim, Susana Marqués.

Últimas noticias

Contenido relacionado