viernes, 21 junio 2024

Noticias de Castellón y provincia

Benlloch (PSOE) podrá escoger socio de gobierno en Vila-real

Vila-real se consumaría como la gran ciudad más sólida para los socialistas en la provincia y pese a no tener la mayoría absoluta podría garantizarse una gobernabilidad fluida.

José Benlloch revalidaría la vara de la alcaldía en Vila real pero quedaría a una distancia mínima de la mayoría absoluta. La perdida de fuerza de la marca socialista arrastra a Benlloch a las puertas de gobernar en minoría o funcionar con pactos.

Así lo ha revelado una encuesta realizada por SyM Consulting a 646 personas entre el 10 y el 15 de mayo realizada telefónicamente y por redes sociales para Actualitat Valenciana.

Si bien se trata de unos resultados donde los porcentajes son muy justos y cualquier leve cambio podría crear un movimiento un cambio de asientos, lo que puede hacer que hasta altas horas de la noche algún escaño podría estar indeciso.

El PSOE revalidaría como fuerza más votada con el 43% de los votos y haría que José Benlloch tuviera la vara de alcaldía durante otros cuatro años, si bien se confirmase el escenario en el que perdiera un 3% de votos respecto a 2019 y se quedara sin mayoría absoluta se encontraría en posición de gobernar en solitario como lista más votada o elegir entre pactar con Ciudadanos o Compromís.

Si bien el Partido Popular resulta el más beneficiado respecto a 2019 (donde tocó un suelo de 5 concejales y el 20% de los votos). La candidatura liderada por Adrián Casabó no sumaría lo suficiente con Ciudadanos y Vox para formar una alianza que desbancara a Benlloch. De hecho según la encuesta el empuje del 6% le daría un resultado muy ajustado de 7 concejales con muchas posibilidades que Vox pueda arrebatarle aún ese escaño y le devolviera a los 6 ediles de 2015.

Compromís se quedaría como tercera fuerza más votada y mantendría sus tres ediles sin mover prácticamente ni un solo voto. La coalición de Maria Fajardo podría suponer una pata de apoyo para un gobierno socialista, sin embargo las malas relaciones entre PSOE y Compromís los últimos 4 años hacen poco probable un acuerdo en este sentido.

La resistencia de Ciudadanos sería la gran sorpresa de las elecciones si se consuma este resultado, donde Domingo Vicent podría mantener a un segundo concejal, sin embargo este segundo edil sale con muy pocos votos y fácilmente podría decaer en uno solo tras perder ya en la cuesta al menos 800 votos respecto a 2019.

La candidatura de Vox, liderada por Irene Herrero conseguiría mantener su concejal y quedaría a las puertas de obtener un segundo edil a costa del PP. La formación se queda, según la encuesta a menos de un centenar de votos de arañar esa segunda representación.

Es posible que la candidatura de Unides-Podem representada por José Ramón Ventura se quedaría a un 4,83% de entrar en estos momentos, una situación que dejaría a la formación morada a las puertas del hemiciclo. Sin embargo una movilización de voto haría que la formación morada mantuviera la representación por la mínima a costa de Compromís, lo que permitiría repetir el modelo de coalición PSOE-Podemos como en la legislatura 2019-2023.

Si bien es cierto que muchos asientos son todavía inciertos y puede provocar que en prácticamente todos los partidos tengan la tensión alta hasta el último minuto se puede concluir que Vila-real seguirá siendo uno de los más claros referentes para los socialistas en la provincia de Castellón pese al desgaste de la marca.

El PSOE se podría encontrar de este modo con dos, e incluso tres posibles socios de gobierno con los que gobernar la ciudad, lo que le forzará a mantener una constante política de consenso pero con muy pocas posibilidades de bloqueo por desacuerdo entre socios.

Últimas noticias

Contenido relacionado