martes, 16 abril 2024

Noticias de Castellón y provincia

El Síndic de Greuges reclama a Castelló el tipo de licencia del conservatorio tras cuestionar su insonorización

El órgano autonómico busca información, una vez se ha admitido a trámite la denuncia respecto a un posible incumplimiento de la normativa acústica del conservatorio profesional Mestre Tàrrega y Superior Salvador Seguí

Castelló celebra un año más el Día Europeo de la Música a la espera de una futura Ciudad de la música, aún sin plazos ni fechas, y con unos conservatorios cuyas deficiencias han llegado al punto de ser ya admitidas a trámite por el Síndic de Greuges.

El ayuntamiento de Castelló deberá presentar al Síndic el tipo de licencia del que dispone el local situado en la plaza Fadrell donde se ubica el conservatorio profesional Mestre Tárrega y Superior Salvador Sguí”.

También se le requiere la información del expediente municipal de concesión de licencia en el que conste “si el referido local cuenta con la correspondiente insonorización y si esta se ha comprobado por parte de los servicios municipales”.

Además, el Síndic también solicita al consistorio conocer si existen “quejas vecinales por molestias sonoras” procedentes de ese espacio.

Por otro lado, también insta a la Conselleria de Educación Cultura y Deporte a qué explique en que punto se encuentra la tramitación de la denuncia remitida por el ayuntamiento de la capital de la Plana, en relación precisamente a la insonorziación del edificio donde ese ubica el conservatorio. Además de conocer “si se ha procedido a realizar alguna actuación por parte del servicio de prevención y en tal caso cual ha sido el informe resultante”.

Según el escrito al que ha tenido acceso Actualitat Valenciana, la admisión a trámite de una queja que cuestiona tanto la falta de insonorización adecuada de unas aulas dedicadas a la enseñanza musical, como el posible incumplimiento de normativas acústicas, con la amenaza que supone para la salud laboral de los trabajadores, están siendo investigados en este momento.

De hecho, el plazo para que ambas administraciones aporten la documentación requerida expira el próximo 6 de julio.

La argumentación para la admisión a trámite

En cuanto a las razones por las que el Síndic ha admitido a trámite este caso, está entre otras el silencio que, según apuntan muchos miembros de la comunidad educativa, han mantenido tanto ayuntamiento como Conselleria respecto a las peticiones nunca atendidas.

Así pues la argumentación hace referencia a la actuación del ayuntamiento y de la Conselleria que “podría afectar al derecho a obtener en el plazo legalmente establecido una respuesta expresa (…) en el marco del derecho a una buena administración, al derecho al disfrute de un medio ambiente adecuado, (…) así como al derecho de los trabajadores a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo”.

Es decir, que si este órgano toma parte en el asunto es porque hay indicios que sustentan que se podría estar incumpliendo varias normativas que afectarían tanto a las características acústicas que deben cumplirse en un espacio como este, tanto por lo que respecta a la salud laboral así como al cumplimiento de las ordenanzas municipales que regulan los decibelios permitidos.

Dos décadas de quejas: “sin espacio ni condiciones”

Basta pasar unas horas en el edificio que comparten estos centros de enseñanzas musicales con l’Escola d’Art i Supeior de Disseny, para entender el caos acústico que en muchos momentos de la jornada puede suponer tanto la falta de espacio como la carencia de la acústica adecuada.

Y es que según apuntan quienes conviven con esta realidad “en el interior de las aulas, las mediciones superan los decibelios permitidos dado que el inmueble no cumple con los requisitos de insonorización.” Un hecho que, como apuntan fuentes sindicales sí que se hizo llegar al invasat por lo que respecta a las condiciones a que están sometidos los trabajadores, pero que, al parecer hizo un ‘mutis’, de libre interpretación.

Últimas noticias

Contenido relacionado