viernes, 21 junio 2024

Noticias de Castellón y provincia

La procesión del Santo Entierro de Castelló se celebra con novedades

Mujeres portadoras, centros florales más sencillos o nuevos elementos religiosos podrán ver esta tarde los devotos y curiosos que presencias la procesión del Santo Entierro de Castelló

Dos años de pandemia y muchos sucesos en el mundo han servido para que las hermandades de la Semana Santa de Castelló realicen algunos ajustes a sus pasos y procesiones. Por esta razón, estas son las novedades que los castellonenses podrán apreciar durante la procesión del Santo Entierro de este Viernes Santo.

La primera beguina de la historia de la Cofradía de la Sangre

Los beguines (beatos) son las personas que, de incógnito, portan l cama del Cristo del Santo Sepulcro, ocultos a las miradas de la feligresía y los curiosos que contemplan la procesión. Esta ancestral función se pasa de padres a hijos desde antiguo, pero de ella solo podían participar los hombres. No pocas han sido las familias que, por no haber tenido herederos varones han perdido, a lo largo de la historia, su derecho a portar la cama del Cristo. Pero, este año, la familia Queral Gomis ha roto con esta -también ancestral discriminación de las mujeres- y Vicent Queral le pasará el testigo a su hija, Salvia Queral Gomis, que, siendo mujer, se pondrá, por primera vez, debajo del lecho procesional del Sant Sepulcre, para cargar con el mismo durante la procesión. La Cofradía de la Sangre ha considerado que, de acuerdo con el espíritu de sus estatutos actuales y los valores de la sociedad actual no hay ningún motivo para que una mujer suceda a su padre en esta responsabilidad.

Menos flores para contener el gasto y dar ejemplo

La Cofradía de la Sangre ha reducido considerablemente la dotación económica destinada al exorno floral de sus pasos de Semana Santa, por ser este un año de recortes económicos en tantos ámbitos de la vida colectiva y particular y ante las necesidades tan apremiantes en el panorama estatal e internacional, con las cuales la obra social de la cofradía colabora en la medida de sus posibilidades. Conscientes de la necesidad y la importancia de evitar los excesos y, a su vez, de mantener la belleza y la dignidad que la tradición merece, se han reducido las cantidades de flores respecto de otros años. La cofradía considera que las instituciones religiosas tienen que dar ejemplo de moderación y coherencia en estos días.

La Virgen de los Dolores de la Cofradía de la Sangre como nunca la hemos visto

El paso de palio la Dolorosa de la Cofradía de la Sangre lucirá esta noche, en la procesión del Santo Entierro, como no se había visto en casi 80 años de historia del mismo. La cofradía ha querido armonizar toda la estética del mismo con el estilo andaluz al que corresponde, según su diseño y la voluntad de quienes lo idearon. Velas más largas y gruesas de lo habitual, la recuperación de las antiguas jarras laterales, adornadas con piñas de flores blancas, un exorno floral más sencillo y armonioso y la imagen de la Virgen que tallara Adsuara, en 1942, vestida con mayor solemnidad, cuidado y detalle.

Los 40 cirios que lleva la candelería del paso provienen, este año, de una fábrica de Cabra (Córdoba) especializada en la producción de velas cuyas emisiones no dañan las imágenes ni el resto del patrimonio artístico que estos días luce sobre los pasos de Semana Santa, especialmente en Andalucía, pero también en otras ciudades, como Castelló. Se trata de velas con un porcentaje elevado de cera pura de abejas y mezcla de parafina de baja toxicidad, como las que lucen pasos de palio sobre los que procesionan imágenes tan importantes como la Macarena.

La Diputación de Castelló restauró en 2017 la imagen de la Dolorosa de la Cofradía de la Sangre, así como el manto y la saya, bordados en oro y plata. Por ello, este año se ha guarnecido el paso con cera especial, que además de no afectar al patrimonio produce una luz mucho más cálida e intensa y una llama más resistente al viento.

Estreno de la cruz de la Soledad

El paso de Ntra. Sra. de la Soledad, de los labradores de la Cofradía de la Sangre, estrena por fin en la calle, este año, la cruz de madera en el centro de la cual se conserva un fragmento de roca del calvario de Jerusalén, donada el año pasado por un sacerdote castellonense. La cruz y el relicario fueron bendecidos el año pasado y este año saldrán en procesión sobre la peana de la Soledad por primera vez. La cruz vacía, en la Cristo dio la vida, como señala el sudario blanco que cuelga de la misma, es signo de la Soledad de la Virgen María.

Últimas noticias

Contenido relacionado