martes, 28 mayo 2024

Noticias de Castellón y provincia

Ignasi Garcia: ‘Castelló tiene que ejercer su capitalidad poniendo en valor lo que tiene alrededor’

El alcaldable por Compromís en la capital de la Plana repasa, en los últimos días de campaña, las propuestas de un partido cuyos votantes, asegura, 'son exigentes y están muy informados'

Debatidor incansable y amante de la buena esgrima dialéctica, que mejora aún más en distancia corta, Ignasi García, ha ido madurando en lo político en poco tiempo y marcando estilo propio.

Candidato por Compromís a la alcaldía de Castelló, con solo poco más de seis años en la esfera pública de la política, sus intervenciones en los Plenos se encuentran entre la escasa excepcionalidad de una oratoria clara y contundente que equilibra datos y argumento aderezado de cierta fina ironía.

Usuario reincidente de camisa blanca y vaquero, sus compañeros le recriminan de su carácter que siempre ve los ‘peros’ aunque reconocen que suele ser para intentar mejorar las cosas. Dicen de él que está cuando alguien le reclama, y que no escatima ni en escucha ni en respuesta. Sabe perfectamente como negociar y convencer desde un prisma aparentemente moderado y conciliador pero desde la estrategia de quien piensa y repregunta para asegurar el resultado.

Disciplinado y alumno aventajado de ‘personajes’ de su partido político, ha sabido beber de las fuentes adecuadas  aunque trazando su propio camino y tratando de rodearse de quienes ha considerado conveniente en cada momento. Ahora, en campaña, despliega aún más esa sencillez y cercanía que sabe trasmitir adaptada a cada oyente y en ocasiones luce un fino sentido del humor, no siempre apto para masas.

 

Pregunta: ¿De qué se acuerda hoy la gente de la calle cuando habla con ustedes que han estado también formando equipo de gobierno? ¿De lo bueno o de lo que no les gusta de lo que se ha hecho?

Respuesta: Cuando hablamos con la gente de la calle la verdad es que Compromís está teniendo muy buena respuesta. Gente que nos dice que nos votará, que viene a pedirnos papeletas y que nos plantea qué cosas quieren. Es que creo que hay varias cosas. Por una parte está el ideario político y por otra parte está la actitud como personas. Saben que somos un partido dialogante, un partido valiente, un partido transformador y sobre todo somos un partido social. Los problemas que tiene la ciudadanía, esas cosas que les preocupan, además son unas cosas que nosotros hace tiempo que venimos detectando y trabajando. Ahora mismo les preocupa la sanidad

“La gente sabe que somos un partido dialogante, valiente, transformador y sobre todo, un partido social”

La ciudadanía quiere garantizar el derecho a la sanidad. Quiere que le garanticen ese derecho y saben que no hay ninguna bajada de impuestos de la derecha que se pueda comparar al ahorro que le supone a una familia trabajadora tener un colegio, los libros gratis o que se incorpore la salud mental o el dentista a la sanidad pública. Lo que quieren es que le demos la vuelta. Quieren que se abran las urgencias las 24 horas. La gente nos está pidiendo que se abra el centro de salud de Sequiol. La gente está con nosotros, saben que será largo.

No se fían de esas promesas que dicen que en cinco años habrá un Hospital General nuevo. Tienen que tener claro que una obra de esa magnitud cuesta más, pero la gente agradece que digamos que no, que eso ya está bien y que lo que necesitamos es un hospital con habitaciones de uso individual. No un mega hospital, sino un hospital pensado para las familias, porque el Hospital General de Castelló es un hospital referente en nuestras comarcas. 

La gente nos está pidiendo, en temas de movilidad, más transporte público. También y sobre todo, accesibilidad. El Ayuntamiento no se puede dividir y decir que los parkings son privados. Son concesiones administrativas y necesitamos un precio económico para la gente que viene al centro a hacer gestiones o comprar. O sencillamente gente que viene de los pueblos a la ciudad de Castelló.

Tenemos que entender la estructura de nuestra ciudad, tanto en los centros como en los barrios. Y entender que somos capital y ser capital es saber crear sinergias con los pueblos que tienes alrededor y al mismo tiempo saber que tú ofreces servicios a los pueblos de tu alrededor

“Somos capital y ser capital es saber crear sinergias con los pueblos de alrededor y al mismo tiempo saber que tú les ofreces servicios”

Otra cosa que creo que es importante y aparece en el programa, que tiene que ver mucho con la política local. Nos plantean que en Castelló es mejor hacer acciones que mejoran la vida de la gente, que no grandes proyectos. Creo que es importante que sepamos priorizar.

Esa petición de hacer un gran plan de asfaltado, que haga la ciudad accesible, que sea cómoda, es algo que tenemos que trabajar. Y después otros problemas como centros de día que se tienen que abrir para determinadas enfermedades, el apoyo de no dejar a nadie atrás, hacer políticas de vivienda valientes, no volver a pagar por los pisos de El Saler y gestionarlos directamente porque estos pisos ya se pagaron en su momento. 

Además, nos piden afrontar el reto climático y en términos de política municipal significa bonificar a las familias que reciclan bien y eso significa crear comunidades energéticas y tener un área metropolitana que haga el transporte público atractivo. Significa también tener más carriles bici y garantizar que cuando llegue una sequía, haya políticas que logren que se abra el grifo y siga saliendo agua. 

“La ciudadanía quiere garantizado el derecho a la sanidad, más transporte público y accesibilidad, políticas de vivienda valientes o afrontar el reto climático”

P: ¿Qué cosas ha aportado Compromís en las áreas que tenéis que luego han sido recriminadas? ¿Qué os echan en cara que no hayáis hecho y podríais haber hecho ya que habéis estado ahí?

R: La verdad es que el votante de Compromís es un votante que está informado, que tiene criterio y por tanto es muy exigente. Eso es algo que me alegra porque en estos momentos muchas veces nos olvidamos de lo qué debe hacer la política y tener ese votante es una buena señal. El votante informado al final vota a Compromís

“Muchas de las críticas a l’Acord de Fadrell no han sido por lo que se ha hecho sino por cómo se ha hecho”

Está claro que nosotros lo que queremos es tener mayoría absoluta para tener todas las competencias. Cuando llegas a un acuerdo, unos gestionan unas cosas y otros gestionan otras. Y no solamente es el programa de gobierno tienes, que no es el que quieres sino el que se acuerda.

Es también el cómo se gestiona y eso es importante. De muchas cosas sobre las que hay críticas, muchas veces no es tanto el por qué se hace sino por cómo se hace. Eso no suele pasar en las áreas que llevamos en Compromís. Cuando nuestros militantes y nuestros votantes nos dicen “oye, y en este tema por qué no llegamos más lejos?”. La respuesta es clara: nos hace falta fuerza. Nos falta la fuerza que dan los votos y por eso el 28 de mayo la gente tiene que decidir si quiere que Compromís le dé la vuelta a la sanidad como hemos hecho con la educación o no

Pero estamos muy contentos. Al final hemos cogido áreas que sabíamos que tenían que ver con cosas tan básicas como son la educación, la igualdad de género o la actividad cultural, que al final es lo que hace que una ciudad pueda ser más democrática, pueda ser una manera de disfrutar de la vida. Recordemos una cosa que pasó y que fue esencial cuando llegó el Covid-19. La cultura formaba parte de nuestra vida. Poder leer, poder ver una película, escuchar música. Y después evidentemente políticas de sostenibilidad, como es la gestión de residuos urbanos. Podríamos llevar otras cosas desde Compromís si estamos capacitados. En nuestras áreas hacemos auténticas revoluciones.

“Queremos áreas donde nuestro trabajo garantice derechos, para ofrecer servicios a la ciudadanía y dar oportunidades (…) y para eso nos falta la fuerza que dan los votos y por eso el 28 de mayo la gente tiene que decidir”

P: Y de cara al futuro, si ustedes pudiesen elegir, ¿qué áreas elegirían?

R: Si pudiese elegir las tendríamos todas, ¿vale? Si tenemos que gobernar en coalición dependerá de lo que la gente quiera para poder decidir. Eso sí, nosotros queremos áreas donde nuestro trabajo sirva para garantizar derechos, para ofrecer servicios a la ciudadanía y para dar oportunidades.

Por tanto, las áreas concretas dependen de la fuerza que tengamos, pero evidentemente irán en la línea de garantizar derechos como la educación, el reto del cambio climático y la transición ecológica, tener una vida en igualdad de condiciones entre hombres y mujeres y sin tener a nadie dentro de los armarios como tiene ahora la derecha.

P: Por tanto, ¿si tuviesen los mismos concejales repetirían áreas? ¿No se atreverían con otras?

R: Nosotros nos atreveríamos con cualquiera. Si tuviéramos los mismos concejales, lo primero que hay que ver es si hay una mayoría progresista o no. Es que no sé cuál será el resultado. Quizá hay gente que prefiere gobernar en minoría, sin tener estabilidad en el gobierno.

P: ¿Ustedes estarían dispuestos a llegar a un acuerdo con una fuerza que nunca se acaba de definir aunque marcan muy claras sus líneas rojas, como es Som Castelló?

“No creo que haya mucho que hablar con Som Castelló porque no tenemos nada en común”

R: Es que no sé cuáles son sus líneas rojas, no los he seguido. Solamente he leído una de las propuestas que han hecho, porque una vez busqué y no pude encontrar ninguna propuesta. La única propuesta que he leído es un planteamiento urbanístico que va en contra del planteamiento urbanístico que hemos aprobado, el acuerdo de El Grao y el acuerdo de Fadrell. Por tanto, ahora mismo creo que no tenemos nada en común y por tanto no creo que haya mucho que hablar. No creo que estén defendiendo derechos ni oportunidades ni tampoco que estén garantizando servicios. 

Dicho esto, hasta donde yo sé, un medio de comunicación hizo una encuesta preguntando la intención de voto a este partido y después no se sacó la encuesta porque era irrelevante. La ciudadanía decidirá. De todas maneras en Castelló se presentan trece partidos.

P: Continuemos un poco en su equipo. En estas listas entra gente como Vera Bou o Pau Sancho peró se va con Marzà, personas tan emblemáticas como Vero Ruiz. ¿Cómo puede afectar el perfil personal de los nuevos nombres a su lista, sobre todo quienes en ocasiones ya han sido focos de polémicas? 

R: Castelló es un pueblo y es una gran ciudad. En Castelló hay mucha gente que sí que vota a la persona pero pueden votar 80.000 personas. Ningún candidato conoce a esas 80.000 personas para poder conseguir que el voto sea estrictamente personal. Al final Castelló vota según lo que ven en la televisión, en las redes sociales, de cómo ven ellos la ciudad y de lo que conocen.

Por tanto, el perfil personal es importante pero es evidente que es más importante en determinados municipios de menos habitantes que no en otros más grandes como Castelló

Verónica ha hecho una faena excelente, no solamente por Compromís. Detrás de su trabajo hay grandes logros de la democratización de la cultura, de la recuperación del patrimonio, de ser ejemplo en todo el estado de las políticas de igualdad y culturales. Evidentemente, su trabajo pues continúa en otro ámbito. Los relevos siempre se tienen que hacer, no estamos en política para estar eternamente. Yo llevo seis años y medio, por ejemplo.

“No estamos en política para estar eternamente; la regeneración también forma parte de Compromís”

P: ¿Se le han hecho largos?

R: Se me han hecho intensos y creo que eso es positivo. Largos no, pero llevo poco en comparación con otra gente que tiene una trayectoria política de veinte años y después de veinte años vuelve a ser candidata. Creo que los relevos, la regeneración también forma parte de Compromís, el saber en qué momento has de estar en qué lugar, es aprovechar experiencias. Por tanto, eso es importante en cierta medida y es positivo, pero evidentemente la ciudadanía de Castelló es muy grande y los motivos de votar de unos y otros son muy diferentes.

P: Muchos partidos, al menos los dos más grandes, están llamando desesperadamente a la movilización. En el caso del electorado fiel a Compromís, ¿es un electorado que participa normalmente?

R: Yo creo que no. 

P: ¿Crees que es un electorado que no participa?

R: Creo que es un electorado muy politizado, muy involucrado y muy fiel pero es un votante como cualquier otro que sube y baja dependiendo de la participación. El ejemplo claro lo tenemos en las últimas elecciones. En las últimas elecciones autonómicas y generales, coincidieron en abril de 2010, fue una participación enorme, en Castelló votaron unas 88.000 personas y fue cuando más gente puso papeletas de Compromís en las urnas en nuestra historia: 13.444. Por tanto, nos pasa exactamente igual que al resto de partidos. Cuanta más gente vota, más gente nos vota y cuanto menos gente vota, menos gente nos vota. 

“Tenemos un electorado muy involucrado y muy fiel que sabe que el proyecto de Compromís es un proyecto transversal de país que busca el progreso de las personas”

En esto hay muchos tópicos del bipartidismo, la gente habla de quitar votos y no es así. La gente vota a quien quiere y te presta su voto cuatro años; después ese voto no es tuyo. Estas intenciones de crearnos maneras de ver las cosas, que creo que no tienen nada que ver, porque condicionan el voto. Así que creo que en Compromís hemos tenido muy buenos resultados cuando ha votado mucha gente y más o menos participación nos afecta más o menos. 

Nosotros tenemos gente de todos lados, de todas condiciones. Todos saben que el proyecto de Compromís es un proyecto transversal de país que busca el progreso de las personas y por tanto la participación nos afecta como a cualquier otro. Si fuera verdad lo que dices, cuando votaron 90.000 en Castelló no habríamos tenido 13.444, habríamos tenido menos. Habríamos tenido los mismos y no se habrían incrementado. Estamos jugando exactamente igual que los otros partidos aunque nos quieran hacer de menos.

P: ¿A qué le temen o qué sensaciones tienen que los mortales no conocemos para estar pidiendo siempre que les vuelvan a votar?

R: Creo que hay varias. La primera es que necesitas que voten. Pero creo que la segunda es una cuestión pura y dura de democracia. El 28 de mayo la gente de Castelló y El Grao tiene que decidir qué es lo que quiere. Si quiere recortes y corrupción o si quiere apoyar a un partido progresista. Esa responsabilidad la tenemos los partidos, que al final creemos en la democracia, en las libertades. Sobre todo nosotros, que creemos en la capacidad transformadora de las instituciones. Además queremos ejercerla, no como otros que solamente quieren ocupar el poder. Pues evidentemente necesitamos el aval de la ciudadanía y es la ciudadanía la que tiene que decidir. Creo que tiene más que ver con que somos demócratas convencidos que no solo con una estrategia puramente electoral.

P: Usted ha estado también en la Diputación y en el Ayuntamiento y allí ha hecho muchas cosas que tienen que ver con el territorio. La maniobrabilidad al llevar toda un área puede ser que haya sido mayor. ¿Le han dejado hacer más por lo que implica la Diputación o las trabas burocráticas ha hecho que pudiera hacer más o menos que en las concejalías? ¿Dónde ha tenido más capacidad de gestión, ha sido más libre o se ha sentido mejor? 

R: Los problemas muchas veces de cómo está planteada la burocracia nos afecta en todas partes. Evidentemente eso frustra mucho porque muchas veces son cuestiones puramente de interpretación y creo que perjudican mucho a la voluntad política de la sociedad, que recordemos que nosotros somos quienes la representamos. Sí que es verdad que desde la Diputación hemos creado un plan extremadamente ambicioso que es el Plan Director del Agua y en la Diputación hemos conseguido consensos gracias al diálogo y a las ganas de proponer que no se han conseguido en otros sitios. Eso se nota sobre todo en un tema como el agua, en la misma semana en que en  Madrid había manifestaciones y había una guerra montada alrededor de este recurso, en Castelló éramos capaces. Éramos capaces porque había un trabajo hecho de conseguir unanimidad en todos los partidos. Es una de las cosas que menos se ve. 

“La gente habla de quitar votos y no es así. La gente vota a quien quiere y te presta su voto cuatro años; después ese voto no es tuyo”

Sí que es verdad, porque al final yo soy muy de Castelló y he vivido siempre en la nueva ciudad y la tengo muy metida dentro, que a veces te falta abrir la mirada. Gracias a la Diputación conoces las otras comarcas, tienes amigos de pueblos y aprendes cómo funciona.

Sobre todo en Madrid y yo creo que también en Valencia, hay gente que no entiende el territorio, que no entiende las comarcas de Castelló y por desgracia hay gente que no sabe cómo Castelló debe ejercer su capitalidad.  No entienden que en Castelló vive gente de Useras, de Segorbe, de Vistabella, de Forcall. Nosotros al final tenemos que entender que somos una gran ciudad, que por ejemplo los vinos de Usera se tienen que promocionar y tienen que tener su propio museo del vino porque son los vinos de nuestra tierra.

P: ¿Está diciendo que Castelló no sabe ser capital si no es por reclamar fondos de Europa?

R: Yo eso no lo estoy diciendo. Estoy diciendo que Castelló tiene que ejercer su capitalidad. ¿Cómo? Poniendo en valor lo que tiene alrededor y promocionando lo que tiene alrededor. Ya que estamos, también haciendo las reivindicaciones sanitarias que corresponden tal y como ha hecho Compromís con el Hospital General Universitari de Castelló. También liderando cuestiones como es la gestión de recursos básicos. Lo hacemos con residuos y lo tenemos que incrementar. Hay que hacerlo con el agua y lo tenemos que hacer en el área metropolitana porque la movilidad es un derecho.

Ignasi García… en clave personal

P: Dime uno de los plenarios que recuerde como uno de los más duros en el Ayuntamiento de Castelló.

R: Recuerdo especialmente los plenarios, debates de presupuestos, cuando planteas las sensaciones, los grandes acuerdos. Es verdad que creo que hay un plenario que marca esta legislatura y es cuando Compromís demuestra una responsabilidad enorme y a la vez una ambición muy clara de exigir que se cumplieran las decisiones pactadas. Es cuando teníamos que aprobar el Plan General y el Partido Socialista decidió que no quería sacar adelante los conservatorios de Castelló. Salió del planteamiento tal y como habíamos acordado en abril de 2010. Creo que en ese momento demostramos nuestra responsabilidad, aprobando un Plan General. Dejamos las cosas claras y al final se acordó lo que se debía acordar que era que los conservatorios se están haciendo y se harán delante de juzgados, con más recursos de consejería que es lo que se debería haber hecho hace mucho tiempo y no con retrasos injustificados

“Hay un plenario que marca esta legislatura y es cuando teníamos que aprobar el Plan General y el PSOE decidió eliminar el suelo para los conservatorios y exigimos que se cumplieran las decisiones pactadas. Demostramos nuestra responsabilidad”

Sí estoy orgulloso, en esta legislatura, porque en la anterior estoy orgulloso más que de dos plenarios, de tres cosas que pasaron antes del plenario. Una es cuando teníamos que aprobar la moción de retirada de la cruz, porque en ese momento no había un acuerdo entre el acuerdo de El Grao. Faltaban diez minutos para el plenario y estábamos en el despacho y nos dijeron que no había acuerdo. Al cabo de cinco minutos llegué yo con el acuerdo firmado. 

El otro fue cuando conseguimos firmar un acuerdo que salvó las inversión necesaria para tener todo el Tetuán para nosotros, que ahora por ejemplo está suponiendo la apertura del centro de día como es la Pineda.

La otra, en el 20 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco. En ese momento el Partido Popular hizo unas declaraciones institucionales que el Partido Socialista no podía aprobar. En toda España se sucedían debates terribles donde se usaba el terrorismo de una manera muy desagradable y se sacaban frases de contexto en las noticias y había una violencia desagradable. Recuerdo la negociación con el PP. Recuerdo ser capaces de llegar a un acuerdo contra algo que rechazamos todos, que es el terrorismo, sin hacer utilización política de eso. Tuvimos que insistir, hubo reuniones para poner de acuerdo a gente diferente. 

Además hubo otro momento en la Diputación en que hubo un pleno y estuvimos una hora y media debatiendo y negociando antes en la Junta de Portavoces. Y en el Pleno en si, tardamos menos porque todo lo que teníamos que aprobar lo acordamos antes y ese es el trabajo que no se ve y lo que me gusta.

Para acabar y para poner algo de salsa, cuando con mi discurso en la Diputación el Partido Popular se ofendió y se marchó del pleno por decirles la verdad, me hizo sentir especialmente orgulloso porque quiere decir que la verdad es suficiente para que a algunos les entre vergüenza.

P: Hablando de vergüenza, ¿usted ha sentido en esas situaciones vergüenza?

R: Muchas veces. En los plenos creo que las actitudes no han sido las correctas.

P: Me gustaría que me dijera un calificativo positivo y uno negativo que dicen de usted.

R: Una cosa negativa que me dicen y es cierta es que muchas veces pienso más en las cosas que faltan por hacer, más que disfrutar del momento. Una cosa positiva es la honestidad. Eso es algo que me dicen, que voy de cara.

Vicent Sales y yo entendemos la capitalidad de Castelló de una manera parecida

P: Dígame una persona o unas personas con las que tenga especial feeling, da igual si es en Diputación o Ayuntamiento. 

R: Esa persona es fácil de encontrar y es el señor Vicent Sales. Si tenemos un acuerdo en las aguas es porque él lo ha puesto fácil. Creo que por la experiencia que ha tenido él en el gobierno de la Diputación, igual que he tenido yo, entendemos la capitalidad de Castelló de una manera parecida. Aunque con ideologías diferentes sobre qué políticas hay que realizar, pero no sobre el papel que tiene que jugar la ciudad con el resto de municipios de otras comarcas de la provincia.

P: ¿Qué cosas le hacen reír?

R: Muchas cosas. Creo que hay que reírse siempre que se pueda y eso a veces hace que te rías en ocasiones en que quizá no es el mejor momento. Y en una política que tenemos, que la gente utiliza cualquier cosa para sacarla de contexto, puede llegar a ser un problema. Recuerdo una vez en una comisión de la Diputación, donde Salvador Aguilella dijo algo, yo quería reunirme con él para hablar del Consorcio de Residuos. Cinco minutos antes hizo un comentario, me reí y cuando salimos me dijo que era un maleducado porque me había reído de él

Últimas noticias

Contenido relacionado