sábado, 13 julio 2024

Noticias de Castellón y provincia

Ya está pasando

El Doctor Joan Antoni Ribera Osa por el Día Mundial Sin Tabaco informa sobre los potenciales peligros del uso de cigarrillos electrónicos

Desde el Grupo de Abordaje al Tabaquismo (GAT) de la Sociedad Valenciana de Medicina de Familia y Comunitaria (SOVAMFYC) fuimos una de las primeras sociedades científicas que elaboramos un documento en noviembre de 2011, informando a los profesionales sanitarios y a la población, sobre los potenciales peligros del uso de cigarrillos electrónicos.

En este documento planteábamos algunos temores, que, por desgracia, 13 años después son ya una realidad.

El cigarrillo electrónico, y ahora también otros productos novedosos como el tabaco calentado, no son un método valido para sustituir al cigarrillo tradicional, con el argumento de que son menos dañinos, es decir una reducción de riesgos.

Aunque la toxicidad potencial de los cigarrillos electrónicos aún no está definida, ya que su daño es diferido, al igual que el tabaco tienen que pasar años para ver sus efectos nocivos, la evidencia científica muestra que en ningún caso son inocuos. En este sentido debe imperar el principio de precaución, a la espera de estudios que demuestren los efectos a largo plazo.

Aun así, ya en junio de 2019 en Estados Unidos se empezaron a describir una serie de lesiones pulmonares asociadas con el consumo de productos de vapeo. A fecha de 18 de febrero de 2020 habían sido hospitalizados 2807 personas, hubo ingresos en 50 estados, de las cuales habían fallecido 68 personas. Es lo que se conoce como Síndrome EVALI (e-cigarette or vaping  product use-associated lung injury) o crisis de acetato de vitamina E.

El segundo punto sobre el que advertíamos en el documento era sobre la posibilidad de que no fuese un método valido para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Por desgracia, y ya lo sospechábamos, no solo no ayuda a dejar de fumar, sino que se ha convertido en una puerta de entrada, sobre todo para adolescentes, para el consumo de cigarrillo tradicional. Según la encuesta ESTUDES 2023 (encuesta sobre el uso de drogas en enseñanza secundaria) el 54.6% de los adolescentes había probado el cigarrillo electrónico alguna vez en la vida, más de la mitad de los encuestados, y el uso de estos por parte de los adolescentes triplica las probabilidades de que consuman tabaco tradicional en el futuro.

La disminución del número de fumadores, que gracias a las leyes de medidas sanitarias frente al tabaquismo, se estaba dando en los países occidentales, se ha visto frenada, e incluso en países como Italia, ya hay estudios en los que se ve un repunte del número de fumadores asociado al incremento importante del uso de cigarrillos electrónicos y tabaco calentado, es más, en ningún país se ha observado un descenso de la epidemia vinculado al incremento del uso de dispositivos electrónico.

Como vemos, ya está pasando, estamos viendo ya las consecuencias del consumo de cigarrillos electrónicos y vapeadores, y no tenemos que esperar más para desaconsejar de forma tajante el uso de estos nuevos dispositivos en todas sus variedades, tanto si llevan nicotina como si no.

Pero no todo son malas noticias, desde el ministerio de sanidad se ha elaborado el Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo 2024-2027, que pretende establecer una regulación adecuada de estos productos emergentes, así como otras medidas como el empaquetado genérico (paquetes sin logos ni colores), el aumento del precio del tabaco y la ampliación de los espacios libres de humo.

Todo ello con la finalidad de incentivar a que los fumadores vean las ventajas de dejar de fumar y sobre todo prevenir la incorporación de nuevos fumadores, especialmente en la población adolescente.

Últimas noticias

Contenido relacionado