viernes, 14 junio 2024

Noticias de Castellón y provincia

Vila-real entierra la línea de media tensión paralela a la calle Ermita y elimina las torres para ganar seguridad

Las obras, con un presupuesto de 156.000 euros, se iniciarán ahora y se suspenderán en época estival para minimizar las molestias

La empresa Iberdrola, en colaboración con el departamento de Urbanismo, ha iniciado esta semana los trabajos para soterrar la línea de media tensión que todavía se mantiene aérea en paralelo al camino Ermita. La actuación, que se ejecutará por fases y se mantendrá parada durante el verano, incluye la eliminación de cinco torres, entre ellas la ubicada en la calle Tramontana, y la sustitución del centro de transformación (CT) Virgen de Gracia por otro en una nueva ubicación.

Se trata de una actuación compleja, que lleva aparejado el uso de maquinaria pesada muy específica, por la que llevamos trabajando ya un par de años y que va a permitir una mejora notable de las condiciones de seguridad”, explica el concejal de Territorio, Emilio M. Obiol, quien agradece a Iberdrola y a su jefe provincial, José Miguel Martínez, su apuesta por Vila-real y por resolver “una reivindicación histórica” como es la eliminación de los conocidos como “palomares” y el paso de la línea aérea por fincas y zona residencial.

Para minimizar las molestias por las obras, que tienen una duración de seis meses, los trabajos se ejecutarán por fases y se suspenderán del 15 de junio al 15 de septiembre.

De esta manera, se evitarán las molestias por ruido y polvo, así como el riesgo de accidentes y los cortes eléctricos durante el verano. El presupuesto de ejecución, a cargo íntegramente de Iberdrola, es de 156.000 euros y contempla la demolición del CT, la construcción de un nuevo y el soterramiento de la línea, eliminando las cinco torres de apoyo existentes en masets, fincas y la calle Tramontana. Para ello, se cavarán zanjas en el carril bici del camino Ermita, en una longitud de 600 metros lineales desde la calle Monestir del Puig hasta el Termet.

Los trabajos se ejecutarán en cuatro fases, que obligarán a cortes de circulación y reorganización del tráfico que será convenientemente señalizada. Una vez acabados, se eliminará también el “efecto barraca” que supone la limitación a la construcción en inmediaciones de torres eléctricas y que afecta ahora a varias fincas.

Últimas noticias

Contenido relacionado